Mamporrerismo de investigación

 

El género del mamporrerismo de investigación se cimenta en la ausencia de información. El texto de Pilar Díez es un refrito calamocano de opiniones de saldo de otros aporreantes de teclado con columna que resulta imposible leer sin entrar en coma irreversible de sintaxis.

De regalo se adjunta este otro tontolar de mayo de 2020. Más del mismo palo sobre el “héroe viral” con pregunta/afirmación coronando otro tocho de peloteo con extra de servilismo rubricado por Beatriz Miranda.

 

 

Ambos tontolares merecen todos los votos que ustedes tengan a bien emitir.

 

Tormenta de caspa en las redacciones

Sobada de lomo por la cara

La pregunta gilipollas es un género que se explota hasta el ridículo y sirve para colocar cualquier sandez en el Tontolar. Aquí cuelan dos preguntas a cuál más irrelevante.

Dignidad, bravura y sabiduría además de distinción, linaje y masculinidad, escribe Teresa de Cierva como introducción de un texto presidido por dos preguntas lameculeras.

El texto que acompaña este Tontolar del verano pasado es un infumable conjunto de letras de relleno sobre la simetría de los rasgos de rostro y otras chorradas sobre la masculinidad como excusa para marcarse una retahíla de lisonjas.

Chorricia con preguntas gilipuertas aderezadas de rancia ñoñez, es decir, ABC.

 

Pero no se vayan todavía, que entra en pista la SER acelerando a fondo para intentar superar a Vocento en la elaboración de tonticias con pregunta mierder y excreta este otro Tontolar.

 

 

Aunque no contaban con las armas secretas del JacingTontig Post, esos expertos en el clickbait más roñoso, y amantes de esta práctica que, después de la publi encubierta y las mentiras, es uno de los peores insultos al lector.

 

 

El Jacintonting Post nació “con el fin de aportar una nueva forma de entender el periodismo y la comunicación en el siglo XXI”. Y lo dijeron sin reirse.

 

Extra de hemeroteca.

 

La alopecia y la seborrea periodística no es algo nuevo.

Con este pegote ilustraba El Mundo la portada de su magazine dominical en 2011.

En su interior se podía ver una grotesca exposición de fotos manipuladas a toda página de Zapatero, Aznar, Felipe González y Adolfo Suárez, todos con su correspondiente calva digital.

Cerraba esta gilipollez periodística una foto de Leopoldo Calvo-Sotelo, pero con pelo para rizar el chiste fácil.

Y luego se preguntarán por el motivo de su decadencia, ni con photoshop pueden quitarse ya la caspa.

 

Chorrading Bad

El Chorreo parió esta gilipuertez en 2015, la pieza sin firma muestra una foto de la dronga de breikinbá en su original color azul canario que todos recordamos de la serie de 2008.

Más allá de la pamplina del color, que traten a sus lectores como idiotas asumiendo que no tienen más referencia sobre la metanfetamina que una serie o incluso que fue inventada en un espacio de ficción ya lo dice todo sobre la intención y estilo del medio.

Se le declara Tontolar y se ordena su ingreso inmediato sin fianza en la lista de gilipolleces, pueden llevarse al atontado que la escribió.

Tontolar visto en su día por @aethior

La morcilla de Juan Carlos

Eran los felices 2014. Juanca llevaba apenas tres meses en su nueva condición de abdicado y por entonces los medios se empeñaban a fondo en adorar al borbón gastando rodillas sin descanso. Cosa que la mayoría de medios ha practicado desde hace más de cuatro décadas y sigue haciendo hoy.

Tontolar y texto palaciego de manual publicado en El Mundo, especialista en sobadas de lomo profundas.

La historia, merecedora de tres o cuatro Pulitzer la firma Fernando Múgica y revela que las morcillas fueron adquiridas en “el lugar más elegante del mundo para comprar unas morcillas“.

En la pieza se descubren secretos de estado como que el campechano se hace fotos con la peña y saluda a todo lo que se menea. Se remata con un romántico párrafo final, digno del mejor de los mejores Premio Planeta.

“Don Juan Carlos parece feliz de poder saltarse el protocolo, perdido entre los clientes. Luego se aleja hacia la salida, no sin antes echar una mirada reveladora y vigilante al hombre que lleva sus morcillas”.

No supimos ver las señales, todas aquellas morcillas que fue acumulando durante su reinado nos las dio el 3 de agosto de 2020 y se piró Eméritos Árabes Huídos.

Los chistes de morcillas y chorizos están servidos.

De este Tontolar avisó en su día Mireia @yattarouze

Soy racista porque el mundo me hizo así

Que existan xenófobos, racistas y todo un catálogo de subhumanos fascistas soltando mierda en internet y donde encarte, es un asunto menor, irrelevante. Los delitos de odio se disparan, n internet, según titula A.Lucas en la Opinión de Murcia, porque vienen los inmigrantes.

Este tontolar se encuadra en el estilo cabronía encubierta, que consiste en escribir algo con pinta de supuesto análisis sociológico documentado con algunas frases bonitas sueltas pero sólo es una excusa trapera para ir encalomando el discurso cabrón.

Véase como ya en la entradilla la cosa cambia sensiblemente y pasa de dispararse los delitos de odio en internet a que las FFCCSE prevén un aumento de esos delitos, también se aprovecha para meter ahí  la”ola de pateras” y que suene todo mucho más preocupante. La alarma y el miedo que no falte, que eso siempre es rentable y además alegra a su parroquia de lectores obtusos.

Como alternativa proponemos el siguiente tontolar:

La cabronía dispara los tontolares en la Opinión de Murcia

Ahora voten,  no tengan piedad.

Los españoles no encuentran un empleo porque Felipe VI los acapara todos

Ya lo dijo Confuncio (Adaptación libre): hereda un trabajo de rey y no tendrás que dar un palo al agua ni un día de tu vida.

El folletín de la grapa tiene desde hace décadas una sección fija de comedia sin competencia en lo que a redacción de textos humorísticos mamporréicos sobre la Casa Real se refiere.

Meter en un titular cualquier cosa sobre el trabajo y relacionarla con los borbones es apostar a chiste ganador y Almudena Martínez-Fornés lo sabe. También lo saben bien otros redactores de genuflexión permanente.

Era eso o titular como le pedía el cuerpo, tal que así:

“El cabrón de Pedro Sánchez está de vacaciones mientras mi majestad trabaja abnegadamente  de sol a sol y aún así hablará con él y no le cortará la cabeza”.

El texto hace el repasito pasteloso de rigor por la agenda de felipito y su prole con el habitual estilo churrigueresco de los plumillas Zarzuela Fan Club.